Hola amigos, el día de hoy les voy a platicar un sencillo truco con los Cables RCA que logrará que sus equipos de sonido se desempeñen bastante mejor. Comencemos recordando dos bases importantes con respecto a cualquier equipo de audio: El sonido estereofónico (canal izquierdo y canal derecho) se inventó para tratar de lograr la tridimensionalidad del sonido, es decir, el poder ubicar frente a nosotros un escenario acústico, donde cada instrumento o intérprete debe aparecer en un lugar específico del escenario, bien definido, estable y con sus correctas proporciones tanto en el plano horizontal, como en altura y profundidad.




Para que tal fenómeno se logre, lo cual no es fácil pero sí posible, son varias las condiciones que deben lograrse. Una de las más fundamentales es que el sonido de cada altavoz nos llegue exactamente a la misma intensidad, de hecho por ello lo ideal es que se encuentren a la misma distancia de nuestra cabeza, ya que de lo contrario el altavoz más alejado se percibirá con menor intensidad, recorriendo el escenario acústico hacia el altavoz más sonoro. Este principio deja como obvio que la señal amplificada de audio, el voltaje que le llega a cada altavoz, debería de ser idéntico.

El secreto de las bajas frecuencias

La segunda base es en cuanto a las bajas frecuencias, el incremento de sonoridad que se logra al incrementar el número de subwoofers en un auto: se sabe que cuando se duplica el número de subwoofers en un auto (subwoofer es un altavoz de bajas frecuencias que opera por debajo de los 100 Hertz), y tales subwoofers se encuentran uno al lado del otro, condición estándar en los confines de un vehículo común, y cada altavoz recibe el mismo Voltaje, se ganan 6 decibeles en sonoridad. Para que tales 6 decibeles sean ganados, los dos altavoces deben estar produciendo la misma sonoridad, es decir, si cada uno de ellos se encuentra produciendo 110 decibeles SPL, los dos juntos generarán 116 decibeles SPL.

El sonido es mover aire y al duplicar el número de altavoces trabajando bajo idénticas circunstancias (la misma señal de audio, la misma sonoridad, uno al lado del otro), básicamente es como si se tratara de un nuevo único altavoz pero con el doble de área de cono.

El detalle es que si no les llega el mismo Voltaje, uno podría estar produciendo 110 decibeles y el otro 109 decibeles, y en ese caso ya no se ganarían los 6 decibeles que esperamos, se gana menos. Desperdiciamos decibeles.

Cables RCA… Lo que sucede en la vida real

Así que si analizamos estos dos principios, nos damos cuenta de que uno de los pilares del audio es que el canal izquierdo siempre y en todos los casos debería recibir EXACTAMENTE el mismo Voltaje que el canal derecho, ¿no es así? Pues bienvenidos al mundo real, ¡eso prácticamente jamás sucede! Nada es perfecto, los circuitos en cada uno de los canales de cada uno de los aparatos que usamos, estéreo, procesador, amplificador, etcétera, no son idénticos, tienen tolerancias de fabricación.

SIEMPRE producen Voltajes distintos. Toma un disco de prueba con un tono puro, por ejemplo el disco que usas para ajustar la estructura de ganancias que cuenta con un tono puro a 1,000 Hertz, o el disco que usas para competir en SPL con un tono puro a 60 Hertz. Mételo en el estéreo y mide el Voltaje de salida en sus cables RCA con la ayuda de un voltímetro (configurado para leer Voltaje alterno).

¿Cuánto marca? El estéreo Alpine que tengo frente a mí en estos momentos marca en el canal izquierdo 2.12 Volts RMS antes de distorsión, mientras el derecho marca 2.27 Volts. ¡¡¡Es diferente!!! Ahora, con la ayuda de un cable RCA en “Y” alimenta dos canales de un amplificador con una sola de las salidas de tu estéreo (para garantizar que el Voltaje que mandes al amplificador a su entrada sea idéntico), y procede a medir el Voltaje de salida de cada uno de estos dos canales, ¿qué obtienes? Canal izquierdo 26.8 Volts RMS mientras el canal derecho produce 25.1 Volts antes de distorsión.

Una vez más, Voltajes diferentes en todos los casos ya que tal como platicábamos, los circuitos no son idénticos. Este omnipresente e ignorado error de origen es la primera causa del por qué nuestros equipos de sonido no lograrán el mejor desempeño posible.

Cables RCA… si en alguna parte del sistema hay algún aparato, típicamente un procesador, con ajuste análogo independiente por canal, ese puede usarse para igualar los Voltajes de salida en las salidas del amplificador.

¿Cómo corregirlo?

Para corregirlo, por supuesto, lo primero es saber de su existencia. Por supuesto que debemos considerarlo en todas y cada una de nuestras instalaciones, y la forma de proceder dependerá de las herramientas con que contemos en cada caso, es decir, el tipo de aparatos y los ajustes particulares presentes.

Muy pocos son los amplificadores que cuentan con ajuste de ganancias independiente por canal, las ganancias típicas suelen manejar dos canales simultáneamente, pero de ser el caso, siendo el amplificador el último circuito por el que pasa la señal antes de llegar a los altavoces, representaría el punto ideal para igualar los Voltajes, usando un tono de prueba y un buen multímetro digital, hasta que sean idénticos a dos decimales de precisión.

Tal como lo menciono, casi nunca se tiene esta opción, pero si en alguna parte del sistema hay algún aparato, típicamente un procesador, con ajuste análogo independiente por canal, ese puede usarse para igualar los Voltajes de salida en las salidas del amplificador, idéntico a dos decimales.

Por esta misma razón, si la configuración lo permite siempre prefiero manejar un par de subwoofers en la salida puente de un amplificador en lugar de conectar uno por canal, ya que en el primer caso es un solo Voltaje de salida el que se produce y por ende el mismo para los dos subwoofers.

Y ya que llegaron hasta acá, el método práctico y espontáneo que quiero compartirles para mejorar un equipo de sonido sencillo, digamos un estéreo con un solo amplificador de dos canales, es el siguiente: conecta el estéreo al amplificador de forma normal, canal derecho al derecho, izquierdo al izquierdo, etcétera.

Desconecta los altavoces. Introduce un disco de prueba con un tono puro y mide y anota el Voltaje de salida del amplificador en cada uno de sus canales. Ahora invierte los canales del estéreo al amplificador y vuelve a medir y anotar los Voltajes de salida en el amplificador.

Ya que tanto estéreo como amplificador producen Voltajes diferentes en cada uno de sus canales, la idea es conectar el canal con menos salida del estéreo al canal con más salida del amplificador, es decir, debe haber una combinación de canales de salida entre el estéreo y el amplificador que produzca los Voltajes más parecidos entre canales en las salidas del amplificador, y obviamente esta es la mejor forma de conectarlos.

Una vez descubiertos, cablea los altavoces de forma tal que la izquierda siga quedando en la izquierda e igual con la derecha y listo, con este sencillísimo procedimiento habrás dado un gran paso hacia adelante en la calidad final de tu equipo de sonido.

Artículo obra del Ingeniero Juan Castillo Ortiz publicado en la Revista AudioCar

También te puede interesar: BAJA IMPEDANCIA Y ALTA POTENCIA ¿CÓMO LOGRAR EL EQUILIBRIO PERFECTO?